10 tips para una vida sexual satisfactoria

SexualidadComentarios (0)

A  nadie nos enseñan a practicar sexo.  De alguna u otra forma vamos aprendiendo a lo largo de los años, con la experiencia.  Aprendemos a base de consumir pornografía, charlas vagas con nuestros padres o con amigos y muchos errores.

Encontrar  una pareja sexual comunicativa, con la que poder aprender los vericuetos del placer  es una gran suerte, puede que te suceda al principio, a mediados, al final de tu vida sexual o puede que nunca.

Por eso, hoy les tenemos diez consejos a simple vista muy simples, con los que mejorar su vida sexual.  Sirven tanto para  polígamos como para  monógamos, para carnívoros y para quienes prefieran  pescado.

Se tratan de diez reglas de oro del sentido común a la hora de practicar sexo:

1. Fogosidad: Estimular el lugar indicado en el momento indicado. Todo tiene su ritmo,  no podemos pretender  estar a  mil por hora desde el primer minuto. Aunque hay que especificar que una sesión de sexo puede empezar mucho antes del acto en sí, con un mensaje provocativo al celular, un roce sugerente en la cocina o una mirada fogosa en el auto.

2. Complacencia: Para tener buen sexo es importante desprenderse del ansia de placer para ser capaz de dárselo tú a tu compañero/a. Si le cuesta hacerlo piense en ello como una inversión. Cuanto más caliente está el otro, más disfruta y más me hará disfrutar a mí.

3. Ingenio: Salir de la rutina es imprescindible en una vida sexual plena. Un disfraz, un baile, una cena afrodisíaca o un juguete erótico pueden hacer que el sexo sea diferente cada vez. No hace falta ser un performista de circo, a veces unas velas y un rico aceite de masajes hacen milagros.

4. Juegos  preliminares: No, no es llegar y meter.  No, esto no es cine porno. Todos necesitamos juegos preliminares para entrar en calor. Para las mujeres es especialmente importante esta parte del sexo, pues su mecanismo de respuesta sexual es más complejo y lento que el del varón.  Antes de llegar a la penetración existe una variada gama de cariños sexuales que puede prodigarse la pareja, muy placenteros y excitantes.  Besos, mordiscos, caricias, masajes. Explora su cuerpo, siente sus olores y sabores, descubre cómo cambia la textura de su piel en las distintas partes de su anatomía. Y disfruta.

5. Flexibilidad: Indagar nuevas posturas siempre es beneficioso. Con flexibilidad nos referimos a flexibilidad mental. Sal del típico arriba y abajo, por detrás y buenas noches y atrévete a probar nuevos ángulos de penetración o de fricción. Pon atención a tu cuerpo, el te guiará por los parajes del placer.

6. Sensibilidad: Los órganos sexuales del hombre y la mujer aglomeran una gran cantidad de terminaciones nerviosas que los hacen muy sensibles a cualquier roce y estimulación. Por eso pon atención a la fuerza, velocidad, intensidad y profundidad de tus contactos sexuales,  jugar con el límite del dolor-placer puede ser divertido, pero por lo general a nadie le agrada que le hagan daño en su sexo.

7. Percepción: A colación del  punto anterior, es necesario para un sexo satisfactorio permanecer alerta a los signos sutiles que tu pareja produce.  Gemidos, respiración alterada,  lubricación, actitud, tono de su voz. Todo ello te indicará el momento indicado para subir o bajar el ritmo y así provocaros mutuamente un gran placer.

8. Recuperación: Por alguna razón está muy extendida la creencia de que las mujeres no necesitan un tiempo de recuperación, lo llamaremos relajación, después del orgasmo. Esto es falso,  si las mujeres pueden seguir manteniendo sexo,  es porque su miembro no pierde forma. Pero existe un periodo en el que la vagina se hipersensibiliza y hay que parar a respirar o simplemente a sentir las endorfinas ascendiendo por el torrente sanguíneo hasta el cerebro. No confundir esto con la experiencia del orgasmo múltiple.
También es falso que los hombres no puedan seguir manteniendo sexo después de la eyaculación. Tras una relajación adecuada, un hombre puede seguir estimulando a su pareja y con paciencia incluso volver a conseguir una erección. 

9. Provocación: Provocar, tomar la iniciativa, no esperar a que al otro le den ganas sino desencadenar la situación.  ¿Tu pareja no te da lo que mereces? Prueba a llevar las riendas, te sorprenderás de los resultados.

10. Control: Al final el sexo es como una coreografía, una cuestión de ritmos y sutilezas que uno puede manejar con un poco de observación e interés. Para tener buen sexo, hay que controlar el descontrol. Lánzate al placer pero conociendo las reglas del juego.

Estas diez premisas son las bases de un sexo rico, rico. Por supuesto esto es solo el principio, cada uno debe ser quien experimente sus propias reglas  y delimite su campo de juego.

Así que amigos dejen de leer sobre sexo y póngase a practicarlo que la vida es muy corta y los orgasmos ilimitados.

fuente: tumblr

fuente: tumblr

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.