Divino Sexo

Sexualidad, SpotlightComentarios desactivados en Divino Sexo

Venimos al mundo desnudos con lo cual deducimos que ese es el estado natural del ser humano. La piel es la primera forma que tenemos de conocer el mundo, cuando todavía la visión es borrosa y el oído no comprende lo que escucha somos capaces de sentir el cobijo y la protección a través de la piel.

Al crecer empezamos a descubrir nuestro cuerpo, encontramos la cara, los pies y también el sexo. Exploramos el mundo, imagínate que divertido entender tu mano por primera vez, ¡cómo será descubrir tu pene! Cuando un niño se toca indecentemente un adulto consternado corre a reprimir el comportamiento, y cuando llegamos a la pubertad descubrimos el placer personal con culpa y oscurantismo.

Para el desflore, construimos castillos en las nubes queriendo compartir esta vez con alguien que amemos que suena bonito pero ¿No sería más práctico buscar un amante más experimentado? ¿O es muy descabellado pensar en el sexo como disciplina atlética que necesita entrenamiento?

Por un lado tenemos la historia del Príncipe que con un primer beso de amor despierta a la Princesa, mientras en el bosque el Lobo Feroz se come a Caperucita Roja.

fuente: tumblr

fuente: tumblr

Mundo hipersexualizados vende cuerpos publicitarios a masas hambrientas. El sexo vende porque nunca dejamos de buscarlo, nunca dejamos de necesitar ese orgasmo perfecto que de un golpe en la nuca nos transporte a otra dimensión, llena de lucecitas de colores  y espirales de sudor.

Perdón, nos desviamos del tema.

El punto es que todo es mucho más sencillo de lo que pensamos. Lo viste, escuchaste el sonido de su voz, su aroma te enloqueció, llegaste a saborear su boca y a acariciar su voz. La experiencia de vivir a través de los sentidos es lo que nos hace tan dependientes del amor, y del sexo. Es como meditar, bailar o tocar un instrumento. El poder del ahora manifestándose en nuestro cuerpo, mente y alma. Si rollos, complejos, inseguridades, culpas… ningún proceso mental que enturbie la felicidad de la experiencia física.

El cuerpo humano es una enorme pila bio-eléctrica, somos entes de energía y más conductores que el cobre, ¿nunca sentiste electricidad al tocar a otra persona? Cuando dos (mínimo ;-p ) cuerpos entran en contacto, también lo hace su energía. Dependiendo de la intimidad habrá traspaso energético. Obviamente no es lo mismo rozar la mano que tener su pene en la boca. Según la sexualidad Taoísta, con todo contacto sexual existe traspaso hormonal y energético no solo cuando cuando se intercambian fluidos, porque todo lo que sale de nuestro cuerpo tiene nuestra esencia y una energía específica. Así que en realidad no existe el “sexo seguro” pues siempre vamos a quedarnos con un trozo de nuestro amante, con lo bueno y también con lo malo. Piensa, aquel beso con lengua a los 17, su saliva entró en tu boca y con eso pasó a ser parte de ti, de tu sangre, de tus huesos. No deja de ser una gran responsabilidad ¿verdad? ¿a quién permitimos ser parte de nosotros? ¿Qué energía dejamos entrar o implantamos en otros?

Sea como sea ese traspaso es benévolo, nos equilibra, sacia, relaja y conmueve. Las endorfinas suben, el estrés baja la sonrisa aumenta y el enojo se hace pequeño.

fuente pinterest

fuente pinterest

El sexo es bueno para el alma cuando se hace con placer y gratitud, como comer melón fresquito en verano. La incesante danza de energías buscándose para equilibrarse, yin y yan, Como dijo el visionario doctor Jung: La energía sexual es la energía creativa que mueve la vida, nustra voluntad y deseos. Por eso nunca hay que dejar de disfrutarlo, como a ti te guste. Porque es lo más animal y a la vez lo más divino.

Gracias por leer una vez más, recuerda compartir y comentar. Te esperamos más veces en Fetish.

Pin It

Artículos relacionados

Comments are closed.