El Diario de Mila: Cine en la cama – Nymph()maniac

Actualidad, Relatos, SpotlightComentarios (1)

Cine en la Cama
Nynph()maniac Vol. I y Vol. II

Hoy, en un intento de labor a la comunidad, estoy facilitando a Ud. querido lector o lectora el título de una película que producirá inevitablemente una erección en todos sus miembros, miles de millones de clítoris y penes han sido estimulados por esta película, no solo por su erotismo explícito, sino también por el cuestionamiento de la trama e intensidad de la historia. Nymph()maniac es una historia que no solo estimula genitales, sino que nos hace vibrar con pensamientos, imágenes, música y análisis demasiado honestos respecto de nuestro diario accionar. .

1nympho

Esta historia, entregada en dos partes y estrenada el 2013 habla de una mujer que se encuentra convencida de que sus actos están impulsados por la maldad del ser humano, juicio que depende de nosotros como espectadores ser evaluado. La estética de la película es simple y honesta, es una película cruda, que muestra distintas deviaciones sexuales desde el deseo mismo de la vivencia, que explica como la sexualidad es algo inherente en el ser y cómo la decisión de vivir o reprimir estas deviaciones implica un esfuerzo moral en la sociedad actual.

Nynmph()maniac, dirigida por Lars Von Tiers, ataca el problema de la dualidad bueno/malo respecto a los valores de género y la sexualidad de una mujer ninfómana a lo largo de su vida. Algo suena extrañamente familiar para mí en esta historia, algo me resuena en la más esencial fibra de mis pensamientos.

nymphomaniac1

 

 

¿Será el cuestionamiento bueno/malo?
¿Será la vivencia libre de la sexualidad?
No. Es la maldita trilogía inseparable mujer-sexo-maldad

A las mujeres que nos gusta el sexo nos han dicho mil veces que somos malas, las villanas, es una imagen que, pese a nuestra lucha, se arraiga en lo más profundo del conocimiento popular. Usted que lee esto, y yo que lo escribo, sabemos bien y de sobra que las mujeres libres en el sexo no somos intrínsecamente malas, que esta creencia es, cuando mucho, un chisme bien contado que ha hecho que se declare la guerra.

¿Ah? ¿En qué momento pasamos de la película a ESTO?
Momento, déjeme elaborar.

Parece ser que en la conciencia popular, como ya mencioné anteriormente, existe una trilogía basal mujer-sexo-maldad que es irrompible, es decir, si una mujer es buena para el sexo, necesariamente debe ser mala persona; si una mujer es mala persona, necesariamente debe ser buena para el sexo; y finalmente si encontramos una mala persona y buena para el sexo, debe ser mujer. Todo calza perfecto. Ese concepto tan arraigado al subconsciente humano, “leeeeeeeeeeeeeeeevemente” agrandado por los medios de comunicación, debe tener un origen importante para ser tan exitoso, debe haber partido en algún lugar.

Deben haber un manojo de mujeres que hayan empezado esta leyenda, y atacaron tan hondo que es un sentimiento capaz de reverberar a toda la sociedad.

Deben haber sido mujeres tan malas que sin conocerse hayan agarrado lo más íntimo de la bondad de alguien y lo debe haber destrozado.

Deben haber sido mujeres que encontraron lo secreto y divino del sexo y lo transformaron en arma y lo usaron de la peor forma.

Deben haber sido mujeres que sin organizarse planearon el mayor golpe a la humanidad, tomando lo más divino de ella, el orgasmo, y convirtiéndolo en herramienta de dolor, manipulación y mentira.

Eso es maldad.
Eso cala a la humanidad entera. Eso nos cambió a todos, todas las mujeres pagamos por esta estupidez cometida por el género, todos los hombres sufren el temor, el recelo y el odio por culpa de estas mujeres.

Toda la infinitamente miserable “batalla de géneros” que sufrimos día a día es por culpa de un puñado de seres de maldad que tomaron como arma a Dios(a?) y la usaron contra todos y cada uno de nosotros, mintiendo, engañando, manipulando, pervirtiendo y dañando, para conseguir cosas, para conseguir estatus, para conseguir poder, para conseguir una casa, para conseguir lo que piensan que es amor, y el peor de todos: para casarse. Eso es ser mala, es ser maraca, es ser un ser repudiable que no merece llevar el título de mujer, la mujer de esta película no tiene tales intenciones.

No quiero que me malinterpreten. No me refiero a la prostitución, por favor no piensen eso, la prostitución es una transacción de sexo por algún bien, entendido como tal por ambas (o más) partes involucradas. No, por favor, yo me refiero a cuando el sexo es utilizado para los mismos fines, pero solo una de las partes se encuentra en conocimiento de que esta actividad es una transacción.

A todos aquellos seres que concurren en estas prácticas rapaces, por favor, apelo al humano en ustedes, apelo a la mujer ahí dentro, por favor, deténgase.

En fin, nuevamente divagué en algo externo al tema, pero si se quiere estimular, en todos sus sentidos, prepárese para un viaje, que hará que de una forma u otra, grite y sude. Garantizado. Póngale play.

Mila.                             

P.d.: Si quieren comunicarse conmigo para cualquier efecto, contándome historias, pensamientos, sueños, ideas, lo que quieran, pueden escribirme al correo mila@fetish.cl 

                                         

Si te gustó este artículo Recomiéndalo en tus redes!. Y si deseas publicar tus escritos o reviews, no dudes en enviarnos tus textos.  Fetish Store. Disfruta la experiencia

Pin It

Artículos relacionados

Una respuesta a El Diario de Mila: Cine en la cama – Nymph()maniac

  1. Luzma dice:

    Deben haber sido mujeres que lo pasaron mal en la vida… y se resintieron, y se redujeron. Y no soy quién para cuestionar lo feo que siguen sintiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.