Sexo colectivo. 5 consejos para el placer en grupo

Actualidad, SexualidadComentarios (0)

Érase una vez una orgía. ¿Una qué? Una orgía…

Érase una vez el reino del placer. En él había un castillo de piedra blanca, lleno de pasillos que desembocan en estancias infinitas, salones con espejos y almohadones blandos y suaves. Mazmorras oscuras y flamantes estandartes dorados.

En el castillo hay establos, cocinas y  un foso en el que nadan cocodrilos y pirañas. Cuando baja el sol, el señor y la señora del castillo prenden las antorchas dando inicio a la fiesta.

Llegan los enanos, los bufones y las putas. Algunos distinguidos invitados, caballeros de guerra y damas finas. Los mesones están llenos de comidas exóticas, vino y cerveza. Los restos no se botan, se echan a los perros hambrientos y lo que ellos no se comen queda para los criados.

Personajes charlatanes hay muchos pero sólo Sigmeund el Alquimista posee el secreto del filtro de amor. Con su pócima las vergas moribundas se levantan duras como troncos y las cuevas secas manan agua a borbotones.

Lo normal en estas fiestas es que todos acaben haciendo el amor con todos. Enanos, caballeros, damas, bufones, putas y señores.

Volvamos al ahora.

Imaginemos por un momento que pudiéramos olvidar todo lo que hemos aprendido sobre sexo. Imaginemos que no existiera el enjuiciamiento ni razón. Ni argumentos en contra ni a favor, ni locura ni cordura, ni culpa ni desencanto.

Cómo sería todo si fuéramos como niños grandes descubriendo el mundo en cada paso. Inventando la vida sobre la marcha.

Qué pasaría si en este mundo imaginario, fuera normal el sexo como una dimensión más de expresar el afecto, el gozo y la alegría. Qué pasaría si el sexo no estuviera sólo condicionado a la intimidad de la dupla, sino que fuera corriente tener sexo de a tres o de a cuatro. ¿Quién dijo que el sexo es solo para practicarlo en pareja?

La sexualidad tiene muchísimas formas de expresarse, casi tantas como almas sobre la tierra.

En la historia podemos encontrar muchas referencias al sexo colectivo. Reuniones impúdicas de sexo grupal. Orgías y rituales se dan en todas las épocas y continentes.

 Sin embargo sigue siendo un gran tabú en casi todas las sociedades y estratos sociales  y en algunos lugares incluso es ilegal. Por eso es algo que se practica de forma semi-clandestina o velada en lugares habilitados para ello como clubes de intercambio, saunas o casas particulares. También puede ser al aire libre o en discotecas y fiestas, burdeles o moteles.

Si bien las personas amantes del sexo grupal lo viven con naturalidad, aún es un tema controvertido que se suele mantener en secreto. Diríamos que no es un tema que se hable en la cena de Navidad con la familia.

fuente: tumbrl

fuente: tumbrl

Sexo colectivo o grupal es una denominación general para todos los tipos de sexo en la que intervienen más de dos personas. Pueden ser un trío, cuarteto, más de eso se considera orgía (todos con todos) que es distinto del Gan-bang en el que muchas personas  “van a por una sola”.

Generalmente las orgías y el Gang-bang deben ser organizados por una o varias personas. La idea es juntar un numero suficiente de interesados en practicar sexo en grupo. Puede ser a través de Internet o con un grupo habitual.

Como o es un tema fácil de expresar por el rechazo general, es difícil encontrar información fidedigna que ayude a iniciarse en el sexo colectivo, por eso hemos redactado unos puntos básicos de guía para informar a curiosos y curiosas, tanto para un trío como para sexo multitudinario, estas premisas son básicas:

1. Higiene sexual: Sí, todos sabemos que eso es parte de la educación. La regla de oro del sexo compartido es el uso del preservativo. Recuerda vale más prevenir que curar. Eso y una buena higiene corporal, hay que lavar bien los genitales y el cuerpo, por respeto a los demás.

2. Sé amigable: Mantén una actitud amigable, mantén buena relación con los otros participantes de una manera abierta. Respeta su modo de pensar y sus ideas, probablemente resulten ser personas interesantes y que te puedan aportar algo diferente.

3. Sé cortés: Todos queremos ser tratados como personas, no como objetos y la cortesía es agradecida por todos. Tráta a los demás con consideración, sensibilidad y discreción, como quieres que te traten a ti mismo. Por favor y gracias.

3. Cultiva la empatía: Observa si las personas que te rodean actúan de un modo relajado o tenso. Permanece atento a sus emociones y procura mantener un ambiente de buen humor y respeto.

4. Comparte: Muchas veces los inexpertos tienden a presionar la situación o a cortejar con descaro a una sola persona sin tener en cuenta a los demás. Debes tener en cuenta que eres un invitado y que debes respetar las reglas preestablecidas, cualesquiera que éstas sean. Relájate, es la única manera en que no sólo podrás disfrutar.  

5. Prepárate: Una experiencia de sexo colectivo es intensa y se grabará en tu memoria para siempre. Procura estar en paz contigo antes de empezar y mantente positivo y expectante mientras sucede.

Esto es apenas una pincelada sobre el sexo en grupo.  La mejor manera de empezar es con un trío, así puedes saber si te gusta o no. En el fondo son solo maneras de tener sexo, no es algo ni bueno ni malo, lo importante es sentirse cómodo con lo que se está haciendo y ser servicial (en el mejor sentido e de la palabra) con los demás.  Solo así podrá ser una experiencia placentera y satisfactoria.

Ahora sólo queda probar. ¿Qué opinas tú?

Esperamos que hayas disfrutado este post, recuerda compartir y comentar. Gracias por leer te esperamos una vez más en Fetish.

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.