Sexo y drogas. Un empujón hacia el otro lado del espejo

Actualidad, SexualidadComentarios (0)

Cuantas veces hemos escuchado que el sexo es como una droga. Algo que altera tu estado de animo, que da placer, estimula y/o relaja, que puede sanar o hacer que veas a dios. Que puede causar adicción y síndrome de abstinencia.

Creemos que el sexo por si solo es lo suficientemente bueno como para alcanzar el éxtasis pero ¿Qué pasa cuando se juntan drogas y sexo? No todas las sustancias combinan bien con el amor, algunas son mejores que otras y el cuerpo lo sabe.

No justificamos ni promovemos el uso de drogas, pero tampoco podemos negar su existencia. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha alterado su conciencia de muchas formas. Las drogas pueden ser peligrosas si se les da un mal uso así que si vas a probarlas es mejor que te informes antes de los riesgos que corres que pueden ser muchos. Desde malos viajes y situaciones incómodas hasta daños físicos y emocionales, adicciones e incluso muerte.

Solo queremos investigar sobre la combinación de ambos caminos.  El ser humano puede alcanzar el éxtasis mediante el sexo, pero también mediante la meditación, el ayuno, la música, la danza, la oración o repetición de mantras, el esfuerzo físico, la contemplación, la comida y por supuesto las drogas. Los rituales chamánicos tienen un poco de todo esto, es la búsqueda por entrar en la unidad, sentirse uno con el todo. Lo que Gustav Jung llamaría integrar el inconsciente en el consciente.

Lo que todas esas actividades tienen en común es la segregación de altas dosis de dopamina, la hormona de la recompensa o del placer. La dopamina es un neurotransmisor con muchas funciones indispensables para el organismo entre ellas la de gratificarnos, hacernos sentir plenos. Cuando tienes hambre y ves el plato lleno en la mesa, tu cerebro libera dopamina. Igual cuándo enrolas marihuana antes de fumar o cuando le sacas la ropa a tu amante. Y ¡oh!  es la causante de las adicciones.

La dopamina también se libera cuando realizamos actos creativos.

Así encontramos el nexo entre drogas y sexo. Una vez más, el cerebro es el órgano sexual por excelencia.

fuente tumbrl

fuente tumbrl

¿Qué es una droga?

1. Sustancia mineral, vegetal o animal, que se emplea en la medicina, en la industria o en las bellas artes.

2. Sustancia o preparado de efecto estimulante, deprimente, narcótico o alucinógeno sobre el sistema nervioso.

Drogas hay muchas, en realidad casi cualquier cosa puede ser una droga porque todo lo que introduzcas en tu cuerpo causa efecto. Así hay cosas que es muy claro que son droga como la cocaína o el alcohol y otras que pasan desapercibidas en la despensa como el azúcar y el café, y no es broma. Está demostrado que el azúcar es tan adictivo como la cocaína y que activa las mismas regiones cerebrales.

Claro que en este artículo nos interesan aquellas sustancias que por sus efectos tradicionalmente se mezclan con sexo. Ya sea porque relajan el cuerpo, nos ponen más sensibles sensorial y emocionalmente, encienden el deseo o potencian el orgasmo.

fuente: tumbrl

ectasy

Tipos y efectos

Drogas depresoras: Alcohol, opiáceos y sus derivados como la heroína, morfina, metadona y codeína. Barbitúricos, somníferos e hipnóticos.

Este tipo de sustancias en bajas dosis son estimulantes y deshinibidoras, calman el miedo y la angustia pero enseguida empiezan a disminuir la actividad cerebral. Se utilizan por ello para calmar dolores, inducir el sueño, relajar el cuerpo etc. son altamente adictivas y aunque son placenteras no son buenas para tener sexo porque adormecen los sentidos y la lucidez. Al tener un efecto sedante impiden el sexo o disfrutar plenamente de él. Hablamos un poco sobre el tema del alcohol en este artículo.

Drogas estimulantes: Cafeína, azúcar, tabaco, cocaína, efedrina, anfetaminas, esteroides, inhalantes, Popper, MDMA.

Como su nombre indica son estimulantes del sistema nerviosos central. Se caracterizan por incitar la actividad, intensificando la actividad física, la capacidad de atención, el estado de alerta, el estado de ánimo, así como suprimen el apetito y el sueño.

Estas drogas por tanto son buenas para incrementar la energía, que el sexo sea más duradero. Sin embargo tienen por otro lado el cuerpo está menos sensible, menos perceptivo.  Son drogas para estar despierto y alerta pero no para estar amoroso. Suelen desencadenar sexo rudo y prolongado pero pocos orgasmos.

En todos los casos los efectos están influenciados por determinadas contingencias como la cantidad ingerida, la calidad de la misma o las sustancias con que esté mezclada, el ámbito o el estado de ánimo y la forma de consumo.

Se dice que la cocaína  hace que las mujeres quieran sexo y los hombres no puedan tenerlo. Las drogas estimulantes cuando se consumen en exceso ponen el cuerpo duro y tenso, rígido. Así que es fácil tener el pene con una erección descomunal pero que sea imposible eyacular porque los canales están “cerrados”.

El Popper y los inhalantes se hicieron populares el la época de los ochenta por la comunidad gay. Incluso se vendía en sex-shops. Son vasodilatadores y tienen la cualidad de relajar el músculo liso del esfínter anal y la vagina,  con lo que se facilita la penetración. Puede hacer perder la erección pero producen un efecto de júbilo y euforia justo después de consumirlo que se puede combinar con el orgasmo. Es importante que sepas que si consumiste Viagra o cocaína, no debes usar este inhalante, tampo

El MDMA o éxtasis es la droga de la empatía. También conocida como la droga del amor. Tiene efectos sobre la sociabilidad y la apertura emocional haciéndonos sentir mas cercanos al otro y en mayor intimidad incluso con extraños. Da vigor y energía eliminando los síntomas del cansancio el apetito y la ansiedad. Esta droga está siendo probada en bajas dosis en psicoterapia apara ayudar en casos de estrés post traumático, ansiedad por cáncer terminal e incluso en terapia de pareja. El éxtasis es de las mejores drogas para tener sexo, no por nada lleva ese nombre.  Según los consumidores de este brebaje provoca reacciones sexuales agrandadas, orgasmos prolongados y experiencias místicas de conexión con la otra persona.

La mezcla de MDMA con LSD es un clásico de las raves o fiestas electrónicas. Para aquellos que quieren combinar la psicodelia con la empatía. Es un coctel  difícil de controlar y apto solo para parejas que se conocen. Los niveles de sensibilidad y apertura emocional, física y mental son tan grandes que es fácil entrar en estado de pánico si no se maneja adecuadamente. Por eso tiene que ser con alguien de confianza y en un contexto relajado y seguro. Eso sí, el viaje y la experiencia sexual en este estado no tiene comparación con nada. Tantrismo nivel maestro ascendido por la vía rápida.

Una combinación famosa pero peligrosa es MDMA y viagra. El MDMA puede dificultar la erección, con la pastillita azul se acaba el problema. Se dice que en las fiestas orgiásticas de la elite millonaria lo más corriente es encontrarse con esto, consiguiendo la empatía y energía del éxtasis y la vigorosidad de la viagra, sobre todo para tener sexo con varias personas. Sin embargo  los riesgos para el corazón son muy altos pudiendo causar infarto y muerte.

fuente tumbrl

fuente tumbrl

Psicodélicas y alucinógenas: Cannabis, peyote, hongos, San pedro, LSD, Ketamina, salvia, Ayahuasca. Las drogas psicodélicas intervienen en la percepción y la cognición. En dosis moderadas tienen pocos síntomas físicos pero son potentes a nivel mental y suelen inducir un estado de introspección. Algunas causan alucinaciones visuales y auditivas a veces agradables y a veces no. Son utilizadas por psiconautas e investigadores porque abren la puerta del inconsciente y permiten acceder a realidades no materiales pero reales dentro de la propia psique. También son drogas que pertenecen a la tradición chamánica.

Cannabis: El cáñamo y sus derivados provocan sensación de bienestar, relajación y agudizamiento de los sentidos. Por eso es de las drogas más combinadas con sexo. Las personas que tienen sexo con marihuana son aquellas que se acercan a esta sustancia por su cualidad sensorial. Se dice que el hachís tiene efectos afrodisiacos y que tradicionalmente  se fumaba en las orgías orientales como estimulante sexual.

LSD: El ácido lisérgico o trippi es un alucinógeno químico muy potente. Generalmente esta droga por si sola no acompaña al sexo porque el efecto es muy individual y no se sienten deseos de entrar en contacto íntimo con otra persona. De hecho puede volvernos ariscos y buscar la soledad y el aislamiento (por eso se mezcla con MDMA)  sucede lo mismo con los hongos, el peyote, la Ayahuasca y la salvia.  Son drogas que se utilizan en contextos sagrado o de “viaje”. Los casos documentados de sexo con LSD hablan de experiencias místicas y orgasmos largos y profundos sobre todo para las mujeres.

Ketamina: La ketamina es un anestésico veterinario y una droga disociativa. Es extremadamente relajante y no tiene olor ni sabor por lo que desgraciadamente es utilizada para abusar sexualmente de mujeres (date rape o violaciones en las citas) La keta o Special-K ha entrado silenciosamente en las camas de las grandes ciudades por su poder deshinibidor y sus experiencias místicas asociadas con el salir del cuerpo y visiones del universo. No ayuda a la erección pero sí a la previa, por eso es común que la consuman las mujeres durante el sexo.

mr

fuente: tumbrl

Conclusión

Casi todas las drogas reportan algún tipo de mejora en el rendimiento y en las sensaciones durante el sexo. Cuando se entra en la zona del abuso de sustancias, la libido se reduce e incluso desaparecen las ganas de tener sexo. En personas que sufren adicciones apenas se manifiesta la sexualidad. Así que uno puede experimentar o probar pero siempre sabiendo que nos exponemos a sustancias potentes. Saber la procedencia de lo que estamos metiéndole al cuerpo es importante, la adulteración es algo común en el mercado de las drogas donde no hay estándares de calidad. Para probar por primera vez una droga deben ser dosis pequeñas y en entornos seguros, donde no nos ataquen los demonios internos. Si la vamos a mezclar con sexo mejor con una pareja conocida donde haya confianza. La euforia puede llevar a practicas de riesgo y a perder el control de la situación.

Lo más curioso es que casi todas las drogas mencionadas activan químicos que ya existen en nuestro cuerpo. Las drogas potencian y activan en el momento de ser usadas, como si la naturaleza (y los laboratorios) hubiera creado un espejo de todo lo que tenemos dentro, fuera. Una especie de alquimia ilícita. Por tanto deducimos que todas las experiencias que obtenemos al drogarnos, pueden ser conseguidas de forma natural.

Energía vigorosa que no sabemos de donde viene, empatía y amor por la humanidad, desinhibición, relajación, visiones del mundo tras el espejo. Todo está ahí dentro de nosotros, estas sustancias nos ayudan a conseguirlo sin esfuerzo o de forma rápida. Nos pegan un empujón, subidón o salto hacia lo divino, hacia los anhelos del alma, pero esa opción siempre está ahí con drogas o sin ellas.

Como ven amigos esto de las drogas es todo un tema. Aquí no estamos para juzgar lo que está bien o mal, solo les presentamos algo de información y una llamada a la conciencia.

Esperamos que no interpreten este artículo como una apología de las drogas. Todo puede hacerse con conciencia, pero si vas ha probar algo que sea bien informado y sabiendo a los riesgos a los que expones tu cuerpo. Ser cuidadoso de no realizar “juegos de riesgo” bajo el efecto de las drogas donde la percepción se altera y podemos dejarnos llevar por una euforia inducida.

Recuerda siempre que son sustancias poderosas que alteran la química de nuestro cerebro y las reacciones del organismo, pueden ser de uso lúdico pero no son un juguete.

Y si las drogas no te llaman la atención, perfecto. El sexo y el amor son la droga por excelencia que nos hace ver los problemas livianos y la vida de colores.

Recuerda recomendar si te gustó este artículo, o crees que a alguien le vendría bien leerlo.
Gracias por dejar volar tu mente junto a nosotros. Te esperamos más veces en Fetish.  o´mah  >)

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.