Todas las claves del sexo sin penetración

Actualidad, SexualidadComentarios (0)

El sexo sin penetración es rescatar la sensualidad y el erotismo del cuerpo como vehículo de placer más allá del coito (acto de introducir el pene en el cuerpo). Algunos lo practican como un método de control de natalidad, mientras que para otros es una manera más agradable de hacer el amor.
En cualquier caso, se conoce con muchos nombres (petting, franeleo, magreo) todos en algún momento lo hemos practicado de forma intuintiva.

Las relaciones sexuales y el placer no están solamente vinculados con la penetración, es decir, no es necesario que el pene entre a la vagina para que se haya un orgasmo. Si bien la penetración es algo muy placentero, no es la única forma en que se puede disfrutar del acto sexual.

 ¿Qué es?
Su propio nombre lo indica: sexo sin penetración o sexo no penetrativo. Es decir, el pene no se introduce ni en la vagina ni en el ano, algunas personas también excluyen el sexo oral. Durante el sexo sin penetración, las parejas pueden experimentar diferentes formas de besarse, se masturban mutuamente, rozan sus cuerpos el uno contra el otro, ven películas eróticas o utilizan juguetes sexuales.

¿En qué se diferencia de los juegos preliminares? En nada. Lo que pasa es que nuestra educación nos ha creado la idea de que sexo igual a coito y todo lo demás es para llegar a ese coito. Sin embargo en el sexo sin penetración sexo es igual a cuerpo, todo el cuerpo recibe el estímulo erótico.

Algunos motivos por los que no penetrar:

1. Método de control de natalidad. Es la forma más natural para no quedar embarazada. Si no tienes a mano ningún otro método anticonceptivo, el sexo sin penetración es la mejor opción. ¿Abstinencia? No gracias. 🙂

2. Para evitar el contagio de una enfermedad de transmisión sexual. El sexo sin penetración implica que el semen no se introduce en la cuerpo, al no haber intercambio de fluidos corporales reduce el riesgo de contagio y transmisión de las enfermedades de transmisión sexual. ¡Pero ojo! no es completamente seguro, recuerda que cualquier  intercambio incluye riergo. Por ello, si existe dicho riesgo lo mejor es usar preservativo.

3. Para las parejas que están empezando y que no están preparadas para llegar hasta el final, el sexo sin penetración puede ser una manera de sentirse cómodos explorándose mutuamente en lugar de “hacerlo” sin más. También es una buena terapia para personas que tienen alguna disfunción sexual de origen somático (eyaculación precoz, anorgasmia)

4. Es una forma segura de iniciarse el sexo, es una práctica muy común entre adolescentes y personas vírgenes que no desean ser penetrados y de paso se evitan embarazos.

5. El orgasmo femenino: solo un tercio de las mujeres alcanzan el orgasmo regularmente mediante el coito. Así que el sexo sin penetración tiene más posibilidades de llevar a las mujeres al éxtasis.

6. Ayudar a incrementar la confianza y la intimidad en la pareja, hace que al acto sexual dure más, mejora el conocimiento de tu cuerpo y de tu pareja

7. Cuando la penetración resulta dolorosa, mujeres con embarazos de alto riesgo, personas con cirugías recientes donde se ha recomendado la abstinencia sexual durante el tiempo de recuperación.

 Algunos consejos:

 Hay muchas actividades que pueden practicar sin tener sexo coital: frotación corporal, masturbación mutua o el masaje erótico, besos, caricias y uso de juguetes.

El sexo sin coito es una opción incluso para aquellas parejas que han llegado a una rutina y quieren experimentar algo diferente. Al hacer del coito el objetivo único de la sexualidad nos olvidamos de la sensualidad, el disfrute del cuerpo, acariciarse, tener intimidad física con el otro.  El sexo sin coito ofrece igual o mejor sensación de bienestar y satisfacción.

Para algunas personas, tener sexo sin penetración equivale a no tener penetración vaginal. Para otras personas equivale a no tener ningún tipo de penetración: ni oral, ni anal, tampoco vaginal.  Para alcanzar el éxtasis no es necesario la entrada del pene en el cuerpo. Esto no significa que no podamos estimular los genitales.

El sexo sin penetración es una práctica que acerca el cuerpo a la sensualidad y el erotismo y lo sensibiliza. Nos ayuda a ser creativos y buscar otras formas de darse placer, es muy satisfactorio.

Esperamos que hayas disfrutado este post. Gracias por leer, comentar y compartir. Te esperamos más veces en Fetish.

Pin It

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.